Make your own free website on Tripod.com

Entrevistas en Movimiento

Madredeus: "Somos embajadores de la palabra soñada"

OPORTO, Susana Gaviña, enviada especial

Tomado de Instituto Camoes.

Madrid, 09 de Abril de 2001. Oporto, en plena celebración de su capitalidad cultural, acoge en estos días al grupo Madredeus que presenta su último disco, "Movimento" (EMI), que sale hoy a la venta en todo el mundo. "Un grupo de canciones en las que echamos la vista hacia atrás para ver el camino recorrido, y la experencia adquirida", según explica el componente de Madredeus Pedro Ayres.

Oporto ha sido el punto de partida de esta gira de presentación de su nuevo trabajo. Le seguirá Lisboa y el 2 mayo visitarán el Kursaal de San Sebastián, para continuar su particular viaje por Europa ? Alemania, Francia, Croacia, Slovenia, Grecia... ? y Japón, y concluir, de nuevo, en Portugal. Seis conciertos, celebrados en el Parque de Cidade de Oporto, con las localidades agotadas, han congregado a los seguidores de este grupo lisboeta nacido hace más de quince años. Una carpa, que parece invitarnos más a ver un espectáculo circense que a escuchar un concierto intimista, sirvió de escenario para que este quintento, capitaneado por la exquisita y personal voz de Teresa Salgueiro, desgranara durante casi tres horas canciones como "O Labirinto Parado", "Ecos na Catedral", "Palpitaçao", "A Vida Boa", arropadas por otras ya conocidas como "Oxala", "As Brumas do futuro", que contó con la interpretación al piano del propio compositor ? Antonio Vitorino de Almeida, padre de la actriz María de Madeiros, para cuya ópera prima como directora, "Capitaês de Abril", escribió esta partitura ? o "Alfama", uno de los numerosos bises que Madredeus regaló a un público incondicional que en la noche del pasado sábado rozó el delirio.

Una mirada atrás

ABC pudo conversar con Pedro Ayres Magalhâes, guitarra clásica y cofundador del grupo en 1985 junto a Rodrigo Leão, que abandonaría Madredeus años más tarde.

-¿De qué hablan los temas de este último disco, "Movimento"?

-Es un disco de nuevo repertorio en el que todos hemos aportado canciones, casi cuarenta, y de las que finalmente hemos seleccionado dieciséis porque temáticamente eran cercanas y porque se adaptaban a la voz de Teresa Salgueiro, que es la persona que les da un toque final. "Movimento" reúne una serie de canciones que sugieren una especie de confesión por parte del personaje que interpreta la cantante, aunque no son autobiográficas. Después de tantos años, casi quince, Teresa hace una composición, compone como una actriz e interpreta con contención.

-¿Por qué "Movimento"?

-Es una mirada de la cantante hacia su experiencia pasada, y una confensión de cómo ha sido este viaje y la experiencia adquirida. Madredeus nació como un proyecto cuyo fin era viajar con instrumentos sencillos, con pocos recursos, para que se nos pudiera escuchar en cualquier espacio. Este disco es un homenaje a ese movimiento que el grupo empezó a desarrollar. Algo que empezó como un sueño y que se ha visto cumplido gracias al coraje invertido.

-Madredeus mantiene a través de sus canciones un claro compromiso con la música, pero que no es de índole social.

-La idea social es la música. Es una lucha para que la música en directo sera un hábito. El nuestro es un compromiso con la música y las palabras. Cuando escribo para Teresa Salgueiro, estoy pensando en una coreografía determinada y un tema determinado, la "saudade", sobre el que giran nuestras canciones. Es una música que habla sobre la distancia y lo que deseamos: amores perdidos, la ambición de encontrar algo. Tratamos de crear una fantasía sobre la "saudade", un sentimiento de tristeza que en el fondo produce gozo que viene justificado por el amor y la fantasía. Es la llave que te impide caer en la frustración. Es la sublimación de la vida.

-¿Cómo ha evolucionado Madredeus en estos quince años?

-Es mejor. A los seis años pasamos a ser profesionales. Lo que nació siendo un proyecto se ha convertido ya en una obra. El sueño se ha hecho realidad.

El secreto del éxito

-¿Y el secreto de su éxito?

-Sobre todo la voz de Teresa y la música escrita para ella. Un repertorio armonioso con ausencia de percusión. Algo que en un principio fue considerado un error y que con los años se ha comprobado que es parte de su éxito. En definitiva, hacemos poesía cantada que es flexible y puede ser escuchada en cualquer lugar.

-¿En qué etapa de su viaje se encuentran ahora?

-Extraordinaria. Nuestra ambición ahora es que el grupo sobreviva como está. Queremos permanecer más tiempo seguido en Lisboa, y después salir a hacer giras.

-¿Se consideran los embajadores de Portugal en el resto del mundo?

-Al principio, sí. Pero después de ser muy aplaudidos en países como España, Italia, Israel, Grecia, Brasil, México o Argentina, nos consideramos sus embajadores porque sentimos de la misma manera. Reciben nuestra música como si fuera suya. No sucede lo mismo cuando atraviesas los Alpes. Allí tenemos que explicarles todo. Realmente, somos embajadores de la palabra soñada.

Domingo 27 de Mayo del 2001


Madredeus: Lusitania, nuevo movimiento

“Las imágenes de la música, de las formas, de los sentimientos.
Es por ellas que vivimos, porque la imagen es memoria
y la memoria es esperanza.”

Por  Uriel Weizel

Tomado de http://www.imagen.com.mx

Con la simplicidad y la belleza a la que nos han acostumbrado, Madredeus consigue hechizarnos de nuevo con su música: hermosa, frágil e inolvidable.

La travesía oceánica de Madredeus continúa, se pone de nuevo en movimiento. ¿alguna vez han estado estáticos?. Avatares de la paz y la nostalgia, el modesto círculo de marinos-artesanos de la música se deja guiar por la estrella de Teresa Salgueiro, -Santa Teresa, voz de los ángeles-, como le dicen quienes la admiran, se ofrece de nuevo como la dama al frente de un navío, al frente, en la proa, rompiendo las olas y llenando con su canto el infinito mar que se extiende por delante...

A la par de sus ensayos para la presentación de su nuevo álbum, Carlos María Trinidade, tecladista del grupo, nos ofreció una charla vía telefónica desde Lisboa:

Uriel Waizel: Me gustaría conocer el lugar en donde ensaya Madredeus, el lugar en donde trabajan, donde crean la música ¿Es algún teatro viejo, o un estudio moderno?

Carlos María Trinidade: No tenemos un sitio “fixo”, unas veces es en Lisboa, otras veces es cerca de Lisboa, en una pequeña ciudad; en ocasiones nos prestan pequeños teatros, pero no tenemos nuestro propio sitio, somos un tanto errantes también para esto.

UW: Cuando los vemos en el escenario, a Teresa tan distinguida, a ustedes tan elegantes, vestidos de blanco y negro, dan la impresión de ser un gremio de músicos dedicados estrictamente a la manufactura del arte ¿Qué tanta sobriedad existe en una reunión de Madredeus... hay vinos y quesos, o simplemente se juntan a trabajar?

CM: La nuestra no es una música de todos los días, entonces hay siempre una concentración, porque la propia música exige que te dediques a ella, que pongas mucha atención. En otros grupos probablemente los ensayos son más relajados, digamos que nuestro ensayo es un tanto neoclásico, es de una seriedad que tiene que ver con la música que hacemos.

UW: El arte del disco, ¿Quién lo hizo?

CM: Todo el arte del disco es una idea original de Pedro Ayres, son ilustraciones suyas. Él normalmente dirige el trabajo del grupo, pero nunca había concebido el concepto total del disco, la música y el diseño. Creo que engloba muy bien y unifica el concepto de “Movimiento”.

UW: ¿Es una caravana?

CM: Si, un poco, son saltimbanquis, un grupo de artistas viajantes.

UW: La figura de la portada parecería ser un ermitaño, un santo...

CM: Es un símbolo a contraluz, una mancha... un personaje que sugiere a la imaginación.

UW: Y sin embargo está presente el motivo de la montaña y el horizonte, temas constantes en la música portuguesa...

CM: Siempre hay ese tono del mar cerca... somos un país pequeño rodeado de mar. Si tenemos una herencia de navegantes, ahora tenemos una profesión que nos hace viajar, quizás lo llevamos en el cromosoma cultural del pueblo: recuerdos de migraciones y viajes. Es una marca muy profunda que no ha desaparecido... Sin embargo, a partir de la integración de Portugal con la Unión Europea, el mar ya no es nuestra última alternativa, hemos volteado un poco hacia Europa también.

UW: Hablando de apertura ¿Qué tanto podríamos esperar la unión de Madredeus con otras voces, otros estilos, mediterráneos o no? ¿Qué tanto podría Madredeus visitar las que alguna vez fueron colonias portuguesas en ultramar?

CM: Ya intentamos algunas experiencias, con Carreras, el cantor lírico y con otros músicos, percusionistas brasileños. Hay buenas experiencias que son interesantes por el hecho de compartir la música y tocar juntos. Digamos que Madredeus funciona como un conjunto que tiene ya un lenguaje propio, el mismo Carreras tuvo que entender al grupo, porque llevamos mucho tocando en “ensamble” y tenemos una intuición... nos conocemos bien. Entonces, para el extraño que viene es mucho más difícil entrar en Madredeus que para nosotros admitir a alguien en el grupo, pero es innegable que la inclusión de la “otredad”, enriquece la música.

UW: Como tecladista del grupo, ¿Te gustaría incluir las texturas sintéticas de la electrónica en Madredeus?

CM: No hay una prohibición en la estética de Madredeus que nos limite de experimentar, en este disco hay algunos ambientes que pueden no ser tan típicos de Madredeus. La única cosa que no se deberá hacer con Madredeus y que es una perla, es el tempo humano: no hay maestro, no hay secuenciación. No hay máquinas que indiquen el tiempo, es una cosa totalmente artesanal y es una de nuestras grandes características.

UW: ¿Y si te ofrecieran un remix?

CM: Es posible, de hecho Suso Saiz hizo un remix que apareció en la compilación “Red, Hot & Lisbon”, y Jah Wobble, gran explorador de los ritmos del mundo, ha hecho dos remixes: uno de ellos me gustó mucho, el otro no tanto, y es que no conoce el lenguaje y considera la voz como un accesorio, para nosotros cortar una palabra es un sacrilegio. Pero como un “approach” de un Dj, fue algo muy bien hecho, creo que fue editado por Blue Note (nuestro sello en Estados Unidos) como un lado B para que nuestros temas tuvieran más posibilidades de ser comprendidos, tanto en la radio, como en cafés o salas de chill out y lounge, lo cual me parece curioso... el hecho de que nuestra música no pueda ser tomada tal cual es y tenga que ser sintetizada para la digestión de este otro público... De cualquier manera es música y el mensaje y las emociones están ahí.

UW: En el primer sencillo del álbum, “O Labirinto Parado” parece haber una referencia a la Torre de Babel...

CM: Si, la Torre de Babel puede ser considerada como un laberinto divino. En la canción hablamos de una situación laberíntica de la cual puedes salir, que parece que te estás moviendo pero no estás, todo es una ilusión, no hay salida, y la Torre de Babel es lo mismo: no hay salida, no hay entendimiento, no sabes lo que estás haciendo y al mismo tiempo que no hay ilusión, la torre misma es una ilusión que hace que todos se concentren para dar estructura a un fin sin sentido.

UW: Sin embargo, “Movimento” está lleno de optimismo…

CM: Si, “Palpitacao” es una declaración de amor total a un personaje. En “Ergue-te ao Sol” y muchos otros temas como “Um Raio de Luz Ardente”, pienso que hay una dinámica tanto en la temática de las palabras como en la rítmica de las guitarras y todo el movimiento de la música es más alegre y suave, es una estética que estamos intentando trabajar, pero también “Movimento” tiene los ambientes lentos y ensoñadores que ya se conocían de Madredeus en el pasado.

UW: En esta nueva manera de ejercer el comercio de ultramar, ¿Qué es lo que te has llevado de México, después de tus visitas?

CM: México es muy intenso, recuerdo aquel concierto en la plaza del Zócalo, con cierta aura de calidez y reunión. No hemos tenido tanto tiempo como para internarnos y superar las percepciones turísticas, pero me impresiona lo azteca. Me gusta también la artesanía popular y tengo en mi casa unas muñecas y unas vasijas de barro. Tengo también una botella de Tequila Don Juan (que me ha durado) y una botella de Mezcal. Oxalá pudiera escuchar más música tradicional...

Con “Movimento”, continúa el viaje de Madredeus, conservando la promesa de llevar su música por el mundo. Dieciséis nuevas canciones, dieciséis postales traídas desde Lisboa y ultramar, entonadas por la distante voz de Teresa Salgueiro y su corte de artesanos, que así, como saltimbanquis, viajan itinerantes llevando sólo la palabra de la Madre de Dios, en movimiento perpetuo.

Martes 19 de septiembre de 2000
“La popularidad del fado es una carga para el músico portugués”

Pedro Ayres Magallanes, líder y guitarrista de Madredeus,
no quiere que confundan a su grupo, el más popular de Portugal,
con la corriente del “conócete a ti mismo” de la new age.

Por Roque Casciero

TOMADO DE PAGINA 12

Con casi dos millones de discos vendidos en todo el mundo, Madredeus es el grupo portugués más popular de la actualidad. Sus quince años de trayectoria han sido de incesante crecimiento, en especial a partir de Ainda (1995), disco que sirvió como banda sonora de la película Historia de Lisboa, de Wim Wenders. La particularidad es que Madredeus no hace música pop: están más cerca de las melodías litúrgicas y medievales -aunque con una pátina de modernidad? que de los rankings de las radios. En su show de esta noche (a las 21, en el teatro Gran Rex), el grupo repasará buena parte de su historia al presentar su álbum Antología. El líder y guitarrista Pedro Ayres Magallanes, en conversación con Página/12, afirma que haber editado una recopilación tiene que ver con “ilustrar la historia un tanto extraña de un grupo de origen popular, en especial para países donde recién empiezan a editarse nuestros discos”.

Aunque todavía tiene bastantes shows por delante, Madredeus ya grabó un nuevo álbum, Movimento, que aparecerá en marzo del año próximo. Ayres Magallanes asegura que le cuesta encontrar las palabras para explicar las diferencias con los trabajos anteriores del grupo. “Las composiciones tienen relación con los mismos elementos sobre los que hablamos en el pasado: el mar, la naturaleza, los viajes, el amor, la vida, la muerte, la pasión platónica, Dios... Pero todo eso aparece de modo más introspectivo, más relacionado con nuestra propia experiencia. En las letras se creó ese ambiente en el que el viajero, el que está en movimiento, le habla y le canta al movimiento.”
Más allá de su búsqueda musical, lo que distingue a Madredeus es la voz de su cantante Teresa Salgueiro. Esa chica que el guitarrista encontró por casualidad en 1985 ?cuando la escuchó cantar, a los 17 años, en una taberna para sus amigos? se tornó imprescindible para sus compañeros, al punto que Ayres Magallanes dice que, sin ella, el grupo sería otro. “En la contratapa de nuestro primer disco lo escribí muy claramente: encontramos nuestra voz en Teresa, que se tornó nuestra inspiración. Hacemos las canciones para ella. Si tuviéramos otra cantante, haríamos otras canciones”, explica.

?¿Usted y los demás compositores del grupo tienen en mente la interpretación al momento de escribir las canciones?

?Claro. La interpretación de Teresa es fundamental para la construcción de nuestro repertorio. Ella no es autora, pero colabora en nuestra “oficina”, por decirlo de algún modo. Las letras, en especial, están compuestas exclusivamente para ella. Incluso la invito a cantar a mi casa y así perfecciono las canciones. Hay frases y melodías que no van bien con su cara o con su voz, entonces las descarto.

?En este momento, Salgueiro y usted son los únicos miembros originales que quedan en el grupo...

?Bueno, pero los demás están desde hace mucho. José Peixoto (guitarra) entró en 1992 porque, cuando percibí que había una excusa para tocar la guitarra clásica, decidí incluir una más. En ese momento el grupo progresó mucho. La construcción de O espirito da paz (94) y de Ainda no hubiera sido posible sin él, porque estableció espacio para las armonías y porque tiene un notable modo de expresión. Carlos María Trinidade (teclados) y Fernando Judice (contrabajo) entraron un poco más tarde y también hicieron un gran aporte.

?¿Qué le parece el hecho de que se vincule a Madredeus con la corriente new age?

?La verdad, pienso que no tenemos nada que ver con esa música.

?¿No será por los colchones de teclados que utilizan?

?No, porque los usamos casi como un instrumento artesanal. Son tocados en tiempo real, no programados y disparados. No creo que sea acertado decir que nuestra música, aunque a veces se asocie a ritmos y melodías atmosféricos, tenga que estar en la categoría de tantos discos de “conócete a ti mismo”, “respira con las montañas” o “los sonidos de lanaturaleza” (se ríe). Nuestra música no es de ninguna nueva era sino bien contemporánea.

?Cada vez que aparece un grupo o un artista nuevo en Portugal se le cuelga el cartelito de fado. Usted tuvo que aclarar varias veces que lo suyo es otra cosa. ¿Es la popularidad del fado una carga para los músicos portugueses?

?Sin duda. Es una carga leve, pero carga al fin. En los inicios del grupo sabía que quería utilizar algunas ideas de la concepción del fado, pero evitar sus lugares comunes: la tristeza solapada, la taberna oscura, la traición, la venganza, el sufrimiento... No usamos la guitarra portuguesa ni abordamos esa poesía terrenal para que no nos confundieran. Sin embargo, cuando viajamos, lo primero que nos preguntan es si representamos al fado contemporáneo o si Teresa es la sucesora de Amalia Rodrigues. Bah, lo peor es que, más que preguntarlo, ¡lo afirman! A veces, en broma, decimos que tenemos que hacer un disco de fado para que, de una vez por todas, se entienda la diferencia.
 

REGRESA AL INDICE