Make your own free website on Tripod.com

 
Madredeus en Mexico 1998


 
Madredeus: O' Paraiso

El sentimiento de Lisboa
en la voz de Teresa Salgueiro y el grupo Madredeus.


 
 

GUSTAVO EMILIO ROSALES
 

A mediados de 1995, el conjunto renovador de la tradición musical portuguesa, Madredeus, conquistó a numerosos auditorios de América y Asia con su disco Ainda, banda sonora de la película Historia de Lisboa, realizada por Wim Wenders. Para entonces, el grupo contaba ya con una presencia en importantes ciudades europeas, gracias a innumerables giras y al impacto de las grabaciones Existir, Lisboa y O Espírito da Paz. Su fama creció en nuestro país a partir del otoño pasado, con su participación en el XXV Festival Internacional Cervantino.

Madredeus -abreviación de "madre de dios", nombre tomado del lugar en el que el grupo realizó, hace once años, sus primeras audiciones: el antiguo Convento da Madre de Deus- , retorna a estas tierras para ofrecer un par de conciertos -6 y 7 de mayo- en el Teatro Metropólitan. El eje musical de ambas presentaciones será O' Paraiso, la nueva grabación del conjunto.

Actualmente, tras de experimentar algunos cambios en su alineación, Madredeus está integrado por Teresa Salgueiro, Pedro Ayres, José Peixoto, Carlos María Trinidade y Fernando Júdice. En el verano anterior, el quinteto presentó en su tierra natal las materias acústicas de O' Paraiso, para de inmediato emprender la gira internacional que los traerá de nueva cuenta a nuestro país.

Los resultados que esta gira reporta hasta el momento eran previsibles: boletos agotados, auditorios seducidos por la imagen poética que el conjunto traduce musicalmente y que está, de muchas formas, emparentada con el concepto de saudade, el cual alude a un estado del alma propicio para que la melancolía, la nostalgia y el éxtasis intercambien conjuros.

Es Pedro Ayres, fundador y principal compositor del conjunto, quien define la esencia al parecer irresistible de Madredeus: "Sin duda, la razón de ser del grupo es Teresa, ella es nuestra verdadera fuente de inspiración".

Imposible y, por demás, innecesario, contradecir la opinión de Ayres. Descubrir o volver a Madredeus siempre será buscar el contacto con los prodigios vocales de Teresa Salgueiro, quien rebasa por mucho el molde musical de una soprano para acceder a vuelos emotivos que lucen por piel las antiguas calles de Lisboa y, por sueño, las luces contenidas en la poesía de Fernando Pessoa y sus múltiples identidades.

"Ahora contemplo los primeros años del grupo como una escuela de música -señala Pedro Ayres-, nuestro propósito en aquel entonces era demostrar la posibilidad de una nueva vida para la tradición musical de nuestro país. Hoy veo que somos capaces de lograr una obra madura con un impulso totalmente propio, sin perder ilusiones. ¿La fama? Bueno, eso es pura suerte; de veras, nada más. Por nuestra parte sólo hemos conocido un camino, el del riesgo y el trabajo; a través de él convertimos nuestra obra en un gran barco que es, al mismo tiempo, nuestro hogar y nuestro medio de viaje".
 

Tomado de Tiempo libre


Ahora, Teresa Salgueiro hasta bailó

Emotivo concierto de Madredeus


 


ELDA MACEDA

Teresa Salgueiro, la voz que da vida a Madredeus, sorprendió al público en el Teatro Metropolitan cuando, además de escuchar su famosa voz, ejecutó algunos pasos de una danza compuesta a partir de los materiales de una danza tradicional.

Con su vestido largo, su cabello recogido en un chongo, las manos levantadas, la mujer dio vueltas y se desplazó al ritmo de la música, mientras el público aplaudía.

La voz de Salguerio, eje y razón de ser de Madredeus, volvió a levantar las ovaciones de un público que agotó los boletos en el Teatro Metropolitan casi de inmediato.

Pedro Ayres, el compositor y fundador de Madredeus, aseguró que la intención de formar el grupo fue desde siempre cantar en portugués, mostrar la diversidad cultural de Portugal y que se les identificara con su lugar de origen.

Señaló que no es casualidad que los hombres -dos guitarristas, un bajo y uno encargado del sintetizador- se encuentren inmóviles, mientras que la única figura que parece viva es una mujer. Esto, explicó, hace referencia al matriarcado que forma parte de la vida portuguesa.

En el escenario, con una iluminación sencilla, en la que de pronto Teresa desaparecía para dejar que el público escuchara a los guitarristas.

En esta ocasión, Madredeus trajo al Metropolitan una serie de nuevas canciones, de su disco reciente "O Paraíso", en el que el rostro de Teresa aparece con esa saudade o nostalgia, que, dijo Ayres, resulta de vital importancia para los portugueses.

Es tristeza, comentó. "En nuestra cultura consideramos muy importante esa espera y esa tristeza porque constituyen una señal de que estamos vivos. Esa reflexión en torno a la saudade ha sido importante desde la poesía del siglo XIII", dijo Ayres.

Sencilla, Teresa Salgueiro aseguró que su llegada a Madredeus ha sido un gran prodigio, donde entendió que el canto era más que un gusto y una diversión. "Me considero feliz", dijo la cantante.

Madredeus cantará en la apertura del la Expo Lisboa'98, en la que Teresa Salgueiro hará dúo con el tenor español José Carreras.

Pedro Ayres precisó que no hay composiciones hechas especialmente para el acontecimiento, pero realizarán una selección del repertorio hasta ahora creado.

Madredeus, que se presentó durante la pasada edición del Festival Internacional Cervantino, en una noche lluviosa, con alrededor de 5,000 espectadores, entre quienes se distinguían las voces de jóvenes que gritaban su amor por la cantante, aseguró Pedro Ayres, en el Teatro Metropolitan la experiencia fue distinta.

Canciones como "La tempestad", que se refiere a los hombres que trabajan en el mar; "Carta para ti", "O Paraíso", "Un sueño", formaron parte de la velada, que finalizó con la salida de cantante y músicos ante el prolongado aplauso del público.

"Moito obrigado" -muchas gracias- fue la despedida de Teresa ante el público de pie que parecía no querer que el momento terminara.

Tomado de El Universal
 
 
 

 
 
REGRESA AL INDICE